Corporación
___________________
Semiósfera

MOVIMIENTO CULTURAL DE BELLO

 



Inicio página de Bello

Historia

Medio Ambiente

Contexto socio-económico

Signos Heráldicos

Sitios Importantes

Movimiento Cultural Comunitario

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PARA CONSTRUIR UN BELLO SUEÑO

 

(Letra y música: Joan Manuel Serrat)

 

 

Para construir un bello sueño

lo primero es estar despiertos.

Mano firme para sostener las bridas

y hacerse un proyecto a la medida

teniendo en cuenta que todo encoge

 

 

Materiales de primera,

anchos y profundos los cimientos,

a prueba de malentendidos,  compromisos, intereses y accidentes.

Para construir un bello sueño,  hay que

orientarlo al sur y protegerlo de los vientos.

 

 

Nada cura las heridas como un bello sueño.

¿Quién no arriesga la vida por un bello sueño?,

¿qué sería de nosotros sin un bello sueño?,

¿qué haríamos del día y de la noche?.

 

 

Para construir un bello sueño

hay que dedicarse plenamente a él,

y estar pendiente en todo momento de si ríe,  si duerme,  si llora,

como si fuera un recién nacido.

 

 

Y por el bien de la empresa es indispensable

estar enterado de que al final de la proeza

será una sorpresa el resultado

Hay un buen trecho entre los sueños y la realidad.

 

 

Nada cura las heridas como un bello sueño.

¿Quién no arriesga la vida por un bello sueño?,

¿qué sería de nosotros sin un bello sueño?,

¿qué haríamos del día y de la noche?.

 

 

Para construir un bello sueño

es preciso además ser lo bastante espabilado

cuando se da vuelta la fortuna,

para salir de entre las ruinas y hacer otro inmediatamente

 

 

 

PER CONSTRUIR UN BELL SOMNI

 

(Lletra i música: Joan Manuel Serrat)

 

Versió en catalá

 

 

Per construir un bell somni

ho primer que cal és estar desperts.

Ma ferma per dur les brides

i fer-se un projecte a mida

contant que tot s’encongeix

 

 

Materials de primera,

amples i profundes els seus fonaments,

a prova de malentesos,  compromisos,  interessos i accidents.

Orientat al sud i protegeix dels vents

 

 

Res no cura les ferides com un bell somni.

¿I Qui no arrisca la vida per un bell somni?,

¿Què seria de nosaltres sense un bell somni?,

¿Què en feríem del dia i de la nit?.

 

 

Per construir un bell somni

cal posar-se a plena dedicació,

i estar pendent en tot moment de si riu, si dorm si plora,

com si es tractés d’ un nadó.

 

 

I pel bé de l’empresa és indispensable

estar assabentat de que al final de la proesa

serà una sorpresa el seu resultat

Hi a un bon tros entre els somnis i la realitat.

 

 

Res no cura les ferides com un bell somni.

¿I qui no arrisca la vida per un bell somni?,

¿Què seria de nosaltres sense un bell somni?,

¿Què ens feríem del dia i de la nit?.

 

 

Per construir un bell somni

és precís a més a més ser ho bastant espavilat

quan es gira la fortuna,

per a sortir d’entre les runes i fer-se un altre tot seguit.

 

 

 

 

Alborada del 3° Encuentro de Arte Joven por Bello,  Febrero de 1991

 

El municipio de Bello tiene ya una larga tradición en la esfera del desarrollo cultural, sector social que con los años ha venido consolidando poco a poco una fuerte vocación comunitaria.

 

Primera época

 

Podría decirse que la gestión cultural en Bello se inicia con la creación del Centro Cultural Marco Fidel Suárez, el 17 de abril de 1.949, con un grupo de jóvenes recién egresados del Instituto Manuel J. Caycedo (hoy La Salle), quienes se dan a la tarea de promover la fundación de la biblioteca pública.  Cinco años después, el Banco de la República adelantaría la construcción y dotación de lo que hoy es la Biblioteca Marco Fidel Suárez, al tiempo que Fabricato construía la urna de protección de la humilde choza en que nació y creció Marco Fidel Suárez.

 

En estos primeros años, las acciones pro-culturales eran centralizadas, de iniciativa oficial, y orientadas exclusivamente hacia el consumo de expresiones artísticas (visión arscentrista), especialmente aquellas de influencia erudita europea.   Se recuerdan por aquella época la realización de tertulias selectas en casas de personas distinguidas del municipio, y algunas charlas y recitales esporádicos con personas destacadas en el ámbito departamental o nacional.

 

El principal referente simbólico de esta época (que posiblemente no dejará nunca de ejercer su influencia sobre la cultura municipal), era la omnipresencia del recuerdo del señor Marco Fidel Suárez, sin duda el personaje más importante en la historia de la localidad hasta la fecha.

 

Posteriormente, con una cierta visión de avanzada social, la empresa textil Fabricato creó en 1.959 su biblioteca privada (abierta a toda la comunidad), y en 1.970 fundó la Corporación Fabricato Para el Desarrollo Social, “como medio de desarrollo para sus trabajadores, Bello y la comunidad en general”, mediante “el deporte, la recreación, la cultura y la educación para la vida comunitaria, familiar y para el trabajo”.

 

Esta Corporación ejerció una gran influencia en la dinámica cultural del municipio, ya que fomentó entre los obreros y sus familias la creación artística y artesanal, enfocando además su labor en los últimos años hacia la formación de liderazgo.  Esta influencia se refleja aún en la gran cantidad de población artística con que cuenta desde entonces el municipio, destacándose entre muchos otros, Los Típicos, Danzas de mi Tierra, Cosecheros de Antioquia, grupo de teatro Alfa y muchos artistas y promotores reconocidos por el movimiento cultural como los “Pioneros”.

 

El movimiento cultural florece en los barrios

 

La dinámica cultural generada por la Corporación Fabricato comenzó a sentirse en algunos barrios, cuando muchos de los artistas y líderes allí formados comenzaron a asumirse espontáneamente como gestores socio-culturales comunitarios, en la década de los años 70.

 

Paralelo a esto, por la misma época, se hicieron los primeros esfuerzos por darle una casa de la cultura a la ciudad, como resultado de la dinámica generada en la Biblioteca Pública Marco Fidel Suárez.

 

Algunos de los nacientes procesos barriales se alimentaron con la influencia de los movimientos socialistas y revolucionarios en los años 60 y 70, con profundo arraigo en los hijos de los obreros.  La mayor influencia de esta dinámica cultural, se sintió durante la primera huelga de Fabricato (en 1.983).

 

La presencia artística en estos movimientos fue enriqueciendo sus contenidos políticos, convirtiéndolos gradualmente en expresiones alternativas comunitarias, propositivas y autogestionarias, sin abandonar su espíritu y búsqueda de transformación social.

 

Acabada la Corporación Fabricato, muchos de estos promotores culturales barriales empezaron a nutrirse en la ciudad de Medellín, bien fuera en las universidades, en diversas agrupaciones o en la Escuela Popular de Artes de Medellín (E.P.A.).  De esta época surgieron grupos como:  Barricada, el movimiento fogatero, los Pardos de Fontidueño, las bibliotecas comunitarias (desde entonces focos fundamentales de desarrollo barrial), la Corporación TECOC y posteriormente, entre muchos otros, el movimiento Arte Joven por Bello.

 

Por este mismo tiempo (años 70 y 80), la iglesia católica fortaleció muchos procesos barriales con la organización de grupos juveniles y catequistas orientados por la Pastoral Juvenil Arquidiocesana.

 

Bajo todo este influjo, fue creciendo desde 1.987 el masivo movimiento de Líderes en Recreación Comunitaria, uno de los fenómenos culturales más importantes de Bello (perfilándose como modelo nacional de trabajo comunitario), coordinado por el Departamento de Recreación y Deportes del Municipio (dependencia actual de Deporbello), que en diez años ha movilizado y capacitado a más de 28.000 líderes comunitarios, beneficiando a más de 280.000 niños de los barrios.

 

El nacimiento de la Casa de la Cultura Cerro del Ángel

 

En 1.989, la primera alcaldía popular de Bello demolió irracionalmente el antiguo teatro Bello, propiedad del Municipio (ubicado en la carrera 50, 52-63), declarado patrimonio arquitectónico por el Concejo Municipal de ese entonces.

 

El burgomaestre, de espaldas a este acuerdo y solicitando recursos a nombre del desarrollo cultural, levantó en su lugar un edificio de oficinas para la Administración Municipal, destinando (para justificar el gasto), como casa de la cultura un salón estrecho y sofocante en el primer piso del edificio.

 

Frente a esta situación anómala, diversos grupos comunitarios conformaron el 15 de abril de 1.990 la “Reunión de Artistas y Trabajadores de la Cultura de Bello” (que luego sería la Corporación Cultural REARTE), con el fin de hacer público el engaño y exigir respeto para el ya fuerte sector pro-cultural del municipio.

 

Bajo las consignas “no queremos un sótano para la cultura” y “en Bello la Cultura necesita espacio”, se inició un movimiento dispuesto a conquistar espacios para el desarrollo cultural; no sólo físicos, sino además económicos, sociales y políticos.

 

Con REARTE (a la fecha la organización pro-cultural más importante en la historia del municipio), se fortalecieron propuestas existentes como la Casa-Teatro TECOC, los festivales de teatro, las Fogatas de Luna Llena y los Encuentros de Arte Joven, a la vez que surgieron dinámicas nuevas como las Fiestas murales, las Arte-vías (de TECOC), las Escuelas Pilotos de Iniciación Artística Infantil -EPIAI- (o “Escuelitas con Alas”, que funcionaron en tres barrios), y las Semanas por Espacios Culturales, dentro de las cuales surgieron los Foros Por la Cultura en Bello, con los que se sembró y cosechó la idea de la Casa de la Cultura de Bello.

 

El movimiento cultural comunitario lideró a través de la Corporación REARTE diversas acciones (foros, memoriales, manifestaciones, reuniones, etc.) que lograron la atención y buena voluntad del entonces alcalde Federico Sierra Arango (hoy fallecido), quien luego de comprometerse, inició en 1.992 la construcción, en el tradicional Cerro del Ángel, de un moderno edificio (diseñado por los arquitectos bellanitas Francisco José Restrepo Marín y Sergio Mario Agudelo Gómez), atendiendo las inquietudes y necesidades comunitarias.

 

La participación comunitaria logró que la dirección de la Casa de la Cultura fuera convocada abiertamente por concurso de méritos, quedando en ella tres representantes reconocidos del movimiento cultural, quienes iniciaron su labor el 2 de mayo de 1.994, “dándole alas a un Bello sueño”.

 

Rápidamente la Casa de la Cultura Cerro del Ángel, respaldada por el movimiento comunitario, desató una intensa dinámica socio-cultural (que alcanzó reconocimiento nacional), llegando a atender en 1.995 a más de 230.000 personas, en diversos programas.

 

La Conquista del Plan:  una nueva visión.

 

La inquietud de planificar el desarrollo cultural de la ciudad  (o mejor aún: planificar la ciudad desde la perspectiva cultural)  se esbozó por primera vez en el Primer Foro por la Cultura en Bello,  en agosto de 1.990,  en la ponencia de la Corporación Cultural REARTE.   Esta preocupación se hizo expresa en varios comunicados posteriores del movimiento cultural de Bello,  y se recogió en el Plan de Gobierno de la administración Suárez Mira, como una necesidad sentida del sector.

 

El 8 de marzo de 1.996, en virtud de una reestructuración de la Administración Municipal, fue suprimido el cargo de Dirección de la Casa de la Cultura.   Esta otra coyuntura, evidenció nuevamente la gran necesidad de planear estratégicamente las acciones y políticas del desarrollo cultural de Bello.

 

Escuchadas las razones expuestas por el movimiento cultural comunitario, la Administración accedió liderar la empresa de planear los destinos culturales, financiando el equipo que participativamente diseñaría las estrategias y acciones conducentes a potenciar la ya importante dinámica pro-cultural comunitaria e institucional y orientarla hacia el desarrollo integral de toda la ciudad.

 

Si bien el movimiento artístico sigue siendo el sector que mayor influencia ejerce sobre la dinámica cultural de la ciudad (al punto de que Bello se ha ganado en Antioquia el apelativo de “La Ciudad de los Artistas”), el movimiento cultural ha venido ampliando su visión a partir de sus experiencias y búsquedas, hacia un concepto más integral del fenómeno cultural, en la que el arte es sólo una de sus expresiones (ver Marco Conceptual del Plan), dimensionando y revalorando la Cultura como un factor fundamental del desarrollo integral de la comunidad.  Visión que guía al Plan de Desarrollo Cultural de Bello hacia el 2.008,  “por un bello futuro con dimensiones humanas”.

 

___________________________________________

Tomado del Plan de Desarrollo Cultural de Bello Hacia el 2008

 

 

 

 

Andrés Bello

 

 

Movimiento Cultural de Bello

 

 

Corporación Rearte

 

 

Casa de la Cultura Cerro del Ángel

 

 

Plan de Desarrollo Cultural de Bello

 

 

John Jairo "Otto" Rodríguez

 

 

 

Ir a la CORPORACIÓN SEMIÓSFERA